1. Início
  2. / Petroleo y Gas
  3. / La falta de inversión podría impedir que el gas boliviano llegue a otros países, incluido Brasil. Petrobras intenta salir adelante y pensar en una solución
tiempo de leer 3 min de lectura

La falta de inversión podría impedir que el gas boliviano llegue a otros países, incluido Brasil. Petrobras intenta salir adelante y pensar en una solución

Por Escrito ruth rodrigues
Publicado em 31/01/2023 às 22:57
Expertos aseguran que hay grandes posibilidades de que el gas boliviano deje de ser un producto de exportación por falta de inversión en el área. Brasil, que importa el combustible, se vería muy afectado, por lo que Petrobras ya está buscando una posible solución antes de que se materialice el escenario.
Foto: Divulgación

Expertos aseguran que hay grandes posibilidades de que el gas boliviano deje de ser un producto de exportación por falta de inversión en el área. Brasil, que importa el combustible, se vería muy afectado, por lo que Petrobras ya está buscando una posible solución antes de que se materialice el escenario.

Según el gobierno boliviano, son falsas las especulaciones sobre la falta de inversión en el gas boliviano, lo que, en teoría, dejaría a Brasil a salvo por un tiempo considerable. Sin embargo, el equipo de Petrobras parece creer en las predicciones antes mencionadas, ya que es buscando una solución viable para no sorprenderse. Según los expertos, el año 2030 debería marcar el final de la era de las exportaciones.

¿Cómo se vería afectado Brasil si dejara de exportarse gas boliviano?

En datos cuantitativos, Brasil ya ha importado alrededor de 30 millones de metros cúbicos diarios de gas directamente desde Bolivia.

El ápice se dio en 2022, a través del gasoducto Brasil-Bolivia, pero fue necesario acordar un reajuste en los valores y el envío fue de 20 millones de metros cúbicos por día.

Es decir, una posible interrupción de este acuerdo terminaría causando daños a la economía brasileña, especialmente a empresas como Petrobras.

Como posibles soluciones, la entidad tiene la Ruta 3 del gasoducto del presal, que aún está en construcción, además de buscar el apoyo de otros productores de países vecinos, como es el caso de Argentina.

Wood Mackenzie exploró el tema e hizo un estudio de la historia de YPFB para entender el futuro de la empresa estatal

Para evitar decisiones precipitadas, el gobierno de Bolivia dejó muy claro que el área efectivamente está recibiendo las inversiones necesarias en base a planes por un valor mínimo de US$ 325 millones.

La iniciativa sería tanto para la exploración continua de pozos como para la prospección de posibles nuevos lugares.

El foco estaría en la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Federales de Bolivia (YPFB), que es el mayor proveedor externo de gas a Brasil.

A pesar de la nota publicada, las expectativas aún son bajas, considerando un análisis realizado por Wood Mackenzie.

Según el informe, los últimos intentos de YPFB fueron infructuosos, ya que en 2021 pretendía explorar 20 pozos en Bolivia y terminó limitándose a solo tres, que por cierto estaban secos.

En una nota escrita, dijeron: "Nuestra investigación indica que los operadores han reducido sus gastos en Bolivia debido a campañas fallidas para aumentar la producción, especialmente en campos ya establecidos". En el mismo discurso, detallaron el motivo: “Además, los esfuerzos de exploración más recientes no han dado los resultados deseados. Fallaron dos o tres pozos de exploración de alto potencial”.

Las declaraciones realizadas se basan en datos concretos que se han observado a lo largo de los años. Por ejemplo, se encontró que las exportaciones totales de gas boliviano han caído alrededor de un 40% desde 2015, lo que indica que el futuro de la zona se vuelve cada vez más frágil en el escenario actual.

Para Rivaldo Moreira Neto, director general de Gas Energy, consultora brasileña: “La preocupación con Bolivia es muy evidente porque la caída se nota desde hace tiempo. El país no ha tenido éxito en atraer inversión privada para explorar nuevos campos y, por anuncios recientes, lo que se ve es que la misma YPFB está aportando capital porque, de hecho, las reglas del país no son atractivas desde hace mucho tiempo”.

La búsqueda de Petrobras de una solución sustituta es, por lo tanto, válida. La reducción en la llegada de gas boliviano a Brasil, provocada por la falta de inversión, se convierte en un peligro cada vez más inminente a medida que pasan los años y el colapso puede ocurrir en el corto plazo.

Etiquetas
ruth rodrigues

Graduada en Ciencias Biológicas por la Universidad Estadual de Rio Grande do Norte (UERN), trabaja como escritora y divulgadora científica.

Compartir entre aplicaciones